Accionistas afectados Banco Popular

Tel. 900 10 30 42

Accionistas perjudicados por el Banco Popular: tres claves importantes

La solvencia del Banco Popular en duda

 


Tras los nuevos datos que se han dado a conocer hace algunos días, la solvencia de la entidad, cuyo ejercicio dos mil dieciseis concluyó con pérdidas de más de tres.000 millones de euros, es más que cuestionada, tanto por sus accionistas como por el propio mercado. Es suficiente con preguntar la cotización de Banco Popular en la Bolsa de la capital española, para percatarse de la situación que atraviesa la entidad.

No obstante, Banco Popular ha manifestado que los fallos en sus cuentas anuales del ejercicio dos mil dieciseis no tienen la entidad suficiente para hacer una reformulación de exactamente las mismas. La solución adoptada por el Banco pasa por hacer ajustes en las cuentas del primer semestre del año en curso, lo que supone sostener inalteradas las elaboradas para el ejercicio dos mil dieciseis, en un intento de trasmitir al mercado que, las correcciones que deben hacerse en sus cuentas, carecen de relevancia.

Acciones Banco Popular

Los accionistas contra el Banco Popular


Acciones Banco Popular

Tras la Junta General de Accionistas, el Popular se halla en una bastante difícil situación. El mensaje que ha trasmitido su presidente, tras la Junta General de Accionistas, ha sido tajante, aún hay tiempo de salvar Banco Popular, mas es precisa una ampliación de capital que dé solvencia y respaldo financiero.

Dada esta situación, muchos de sus accionistas, eminentemente aquellos que han participado en la ampliación de capital de mayo de dos mil dieciseis, cuestionan que la información proporcionada por la entidad sobre su situación financiera en aquel instante, fuera adecuada. Muchos de ellos, ignoraban la auténtica situación de Banco Popular, quien no facilitaba la información precisa para que sus accionistas, y futuros accionistas, representaran la auténtica situación de la compañía.

¿Tiene alguna duda?
Llámenos y le informaremos gratuitamente

Amplíe más información
Tel: 900 10 30 42

¿Qué opciones tienen los accionistas?


Todos y cada uno de los accionistas afectados Banco Popular tienen la puerta abierta a una posible reclamación. Aquellos que han adquirido acciones de la entidad en la ampliación de capital de mayo de dos mil dieciseis, podrían pedir la nulidad de la orden de adquiere, cada vez que, la resolución de adquirir acciones de Banco Popular se tomó basándose en unos datos, que verdaderamente, no eran reales.

Por otra parte, el resto de accionistas de Banco Popular podrían pedir una indemnización por daños y perjuicios, a raíz de la pérdida de valor patrimonial sufrida por la caída en bolsa de la compañía. A esta bajada de cotización, debemos agregar la pérdida reputacional de la entidad, tras conocerse, el pasado tres de abril, irregularidades en sus estados financieros.

Acciones Banco Popular

Alta probabilidad de éxito de recobrar el dinero invertido por los perjudicados por el Banco Popular

El Banco Central Europeo comunicó el pasado seis de junio de dos mil diecisiete a la Junta Única de Resolución (JUR) la inviabilidad del Banco Popular De España.

La JUR acordó a los días la resolución del Banco Popular De España en el marco de un procedimiento nuevo en el sistema bancario de España y europeo.

Más tarde, se anunció la adquisición por el Banco Santander, por el coste simbólico de 1 euro, del cien por ciento  del capital social del Banco Popular. De un día para otro los cerca de trescientos cinco mil accionistas del Banco Popular habían perdido la totalidad de su inversión.

Acciones Banco Popular
Acciones Banco popular

Los hechos que motivaron que la JUR, a instancia del Banco Central Europeo, declarara la inviabilidad del Banco Popular fueron los siguientes:

  • En la valoración anterior a la resolución de la entidad, se descubrió que el Banco tenía pérdidas durante más de dos mil millones de euros, y en el escenario más agobiado exactamente las mismas ascendían a los ocho mil doscientos millones de euros.

  • El valor de la acción se había visto reducido en un ochenta y cinco por ciento desde mayo de dos mil dieciseis, data en la que tuvo lugar la última ampliación de capital.
  • El seis de junio de dos mil diecisiete la acción cerró su cotización al mínimo histórico de 0,317 euros.

  • Fuga masiva de depósitos, que pudo lograr los dieciocho millones de euros en los últimos meses conforme ex- altos cargos de la entidad.

Tal situación ha sido repentina y también inopinada para los miles y miles de accionistas y titulares de deuda perjudicados, quienes hasta el último instante han recibido información falsa por la parte del Banco Popular al asegurar fidedignamente que la entidad se hallaba saneada, prueba de cuanto antecede:

La comunicación del Hecho Relevante de once de mayo de dos mil diecisiete a la CNMV-menos de un mes ya antes de la resolución del banco- en el que la entidad desmintió rotundamente que hubiera encargado la venta urgente del Banco Popular o bien que existiera un peligro de quiebra de la entidad.

El propio Gobierno y las entidades de regulación procuraron por todos y cada uno de los medios sostener una falsa apariencia de calma y normalidad a los accionistas y clientes del servicio del Banco Popular.

Ante semejante despropósito de sucesos, los accionistas perjudicados solo tienen una posibilidad de recobrar su dinero: la reclamación judicial.

Acciones Banco Popular

Solamente al saltar las alarmas, el banco Santander ha movido ficha, para procurar mitigar la multitud de procedimientos judiciales que se les venían encima, efectuando una estrategia violenta para con los perjudicados, quienes en un plazo fijado han tenido encima de su mesa una oferta de permuta de acciones por bonos, oferta trampa que entonces analizaremos.

Se llega a una conclusión clara:

Los inversores que adquirieron las acciones en la última ampliación (junio de dos mil dieciseis) van a poder recobrar vía judicial todo el dinero invertido de forma conjunta con los intereses pertinentes, siendo más complejo para quienes adquirieron previamente dichas acciones que van a deber comenzar un procedimiento judicial diferente, más complejo, más dilatado y más costoso.

Acciones Banco Popular

Por este motivo, si  adquirió las acciones en la última ampliación está de enhorabuena, pudiendo recobrar el capital invertido y los intereses pertinentes desde la adquisición.

Si bien existe la posibilidad de presentar una reclamación penal, si  subscribió acciones en la ampliación de capital de dos mil dieciseis, se aconseja que interponga una reclamación civil, pues es la forma más veloz y eficaz de recobrar la inversión.

Si, por contra, adquirió acciones en un instante precedente o bien siguiente, sí podemos valorar la posibilidad de empezar las acciones penales o bien administrativas pertinentes.

Se recomienda demandar individualmente. Las reclamaciones colectivas pueden aun no ser aceptadas a trámite. La reclamación se presenta en el Juzgado de Primera Instancia del partido judicial pertinente al domicilio del usuario minorista.

Volviendo a la oferta que muchos perjudicados tienen sobre la mesa. A priori puede parecer una oferta atrayente, puesto que las acciones de los perjudicados hoy no valen nada y el banco les ofrece un producto que tiene valor y que da desempeño.

Mas, por qué razón no se debe admitir la propuesta que hace el banco de adquirir bonos.

1) Son bonos que no se pueden hacer líquidos en los 7 primeros años.  Con lo que si precisas el dinero, en contraste a la acción que adquiriste que puedes venderla ipso facto, no vas a poder hacerlo hasta pasados 7 años.

2) Su interés a cobrar trimestralmente está entre un 1 por ciento  y un tres por ciento, que va a ser prácticamente seguro en torno a mínimos, con lo que durante estos 7 años se va a estar cobrando un interés bajo el de mercado. Si a los 7 años que es el periodo que debo sostener dichos bonos, deseo venderlos, voy a deber hacerlo en el mercado secundario, con una previsión de quita o bien pérdida en torno a una treinta por ciento  del valor nominal.

3) Por lo tanto, lo que a priori podría resultar atrayente, en tanto que ahora tienen los perjudicados acciones que no tienen nada de valor y les ofrecen una opción alternativa que algo es algo, es una opción alternativa que hace mención al dicho de que “no es oro todo cuanto reluce”, puesto que muchos son los inconvenientes que acarrean admitir esta oferta.

4) Además de esto si se admite la oferta emitida por el banco, el perjudicado está conformándose con el pacto, no pudiendo asistir a la vía judicial para demandar por este término y como hemos indicado ya antes, en nuestro despacho hemos hilado una metodología de acumulación de acciones en procedimiento judicial civil que tienen una probabilidad muy elevada de éxito, pudiendo recobrar el dinero invertido y también intereses.